Tres medios digitales que debes tener en tu radar

En un ambiente de constante innovación como el digital, los medios también deben estar un paso adelante de las nuevas tendencias. Si no es a partir de un laboratorio especialmente dedicado a ello, al menos tener a personas que sigan detenidamente las nuevas y más innovadoras propuestas, estrategias y tecnologías que puedan usarse para generar contenido.

Hay varios ejemplos, pero esta vez nos centraremos en tres plataformas que están haciendo las cosas diferentes y bien en el entorno digital, y que los periodistas deberíamos tomar en cuenta.

ODYSSEY

Captura de pantalla 2016-05-13 a la(s) 12.47.45

De por sí ya es mucho mérito que Michael Lazerow, conocido inversionista que ha respaldado financieramente a exitosas startups como BuzzFeed, la catalogue como:

“la representación más pura a la fecha que combina lo mejor de las redes sociales (grafo social, efectos de las redes, gran escala) con lo mejor de los generadores de contenidos (autenticidad, contenido editado)”.

Odyssey es un portal muy joven, cuya base es el ‘periodismo de proximidad’ y la interacción social (viralización). En concreto, son más de 10.000 personas jóvenes de alrededor de 900 comunidades de Estados Unidos que generan contenidos multimedia sobre lo que acontece en sus proximidades. Estos no son publicados directamente por ellos; antes pasan por una revisión a cargo de un grupo de editores establecido en Nueva York.

Lo mejor de todo: se trata de jóvenes ‘influenciadores’ en sus comunidades, reclutados a pago por su presencia digital en una determinada comunidad, cuyos posts en sus cuentas de redes sociales son viralizados instantáneamente, lo que a su vez genera más exposición, alcance y tráfico a la web de Odyssey.

El resultado es espectacular. Más de 30 millones de usuarios al mes y aproximadamente 8 minutos de tiempo de permanencia (45 millones al mes), lo cual significa que el contenido es valioso para su fragmentada audiencia, constituida por ‘millenials’. El tráfico, ojo, es orgánico, no se paga por impresión o clics.

Proyectos similares han surgido en distintas partes del mundo, pero, a diferencia de otros portales, Odyssey funciona como una red social, como ese espacio digital donde hoy en día viven los jóvenes a cada segundo. Esta startup ha sabido llegar a su público funcionando como el ecosistema virtual donde sus lectores pasan el día a día. “La audiencia es el contenido”, dice Pablo Mancini en su libro “Hackear el periodismo”. Nunca más cierto.

QUARTZ

Captura de pantalla 2016-05-13 a la(s) 12.49.54

“Escribimos historias que la gente no solo quiera leer. También que quiera publicar en sus perfiles”. Así define, en parte, Zachary M. Seward, ex periodista del WSJ y hoy editor ejecutivo de Qartz, el medio que ha llamado la atención por su innovadora propuesta.

Quartz, o solo qz.com, no cree en secciones, pero sí en destacar sus notas con una portada en video y espacios destacados para las más “populares”, “las últimas” y “nuestra selección”. Tampoco cree en un equipo de community managers. Prefiere que cada redactor haga de CM. Los editores trabajan en conjunto con los programadores, haciendo del día a día un equipo de innovación constante.

Ya es conocido por su newsletter matutino, un “daily brief” que te mantiene al tanto de lo que va a pasar en el día y te entrega las noticias más interesantes y útiles de lo que pasa alrededor del mundo.

Pero lo más interesante y arriesgado es su aplicación móvil. El tema de los smartphones empezó desde que Quartz entendió que la mejor manera de distribuir sus contenidos era hacerlo en las plataformas donde interactúan las personas, los usuarios.

Luego de enfocarse en ofrecer una buena experiencia de usuario, lanzaron una app que desafía a los mismísimos bots de los que hablamos hace una semanas.

Funciona como una especie de WhatsApp y simula una conversación (que puede llegar a ser divertida) con una persona. Las noticias son entregadas así, que es como hoy en día funciona el tiempo-espacio de la comunicación. En palabras de Seward para yorokubu.es (adonde llegamos vía Hangouts de Periodismo), “es como un diálogo espontáneo sobre una noticia. Es muy intuitivo. Todo el mundo sabe usarlo porque es el modo en el que hablamos por Gtalk o el chat de Facebook. Enviamos un mensaje con datos, fotos, GIF o enlaces y el usuario puede contestar con alguna de las respuestas que damos a elegir para obtener más detalles sobre algún aspecto concreto. Por ejemplo, ‘Cuéntame más’ o ‘Pasa a otro tema’. En pocos minutos puede informarse de algo que le interesa. Es un formato muy cómodo para esos tiempos muertos dentro de un ascensor o en la cola de una tienda”.

Quartz, incluso, va más allá. Puede que el usuario reciba la información a modo de ‘haikus’. ¿Imaginas informarte sobre el empleo en el mes de enero con un poema cortos japonés?

“Jobs in January
Weren’t really horrible
Market doesn’t care

Inhale. Smell money?
The market doesn’t either
Which is why stocks fell.

A production freeze
between Saudi and Russia?
Oil was up, stocks too”

Por supuesto, este medio que tiene más de 17 millones de visitantes al mes y cuyo tráfico es generado en un 90% por las redes sociales, ya tiene su versión para Watch, el reloj inteligente de Apple. Y más que texto, informa con emojis. “La intención es que el usuario tenga una idea de lo que está ocurriendo sin necesidad de leer un texto. La pantalla es mucho más pequeña y basta con un emoji”.

UPWORTHY

Captura de pantalla 2016-05-13 a la(s) 12.48.35

Este espacio de contenidos virales empezó en el año 2012 y en dos años había alcanzado una audiencia que oscilaba entre 50 y 60 millones de visitas mensuales, incluso alcanzando un pico de 88 a finales del 2013. Los suscriptores llegaban a 7 millones y tenía más de 6 millones de fans en Facebook.

Hace dos años este medio era objeto de estudio, tanto como crítica a sus titulares ‘clickbait’ y su clicktivism (aunque dándoles el beneficio de la duda por sus historias que sí valían la pena) como por su estrepitosa caída sin mayor recuperación.

Hablemos de lo primero. Revisando su home, di con esta nota que era la portada, “La nota de una galleta de la fortuna que ayudó a una chica luego de que su amigo fuera asesinado”. En efecto, los contenidos de Upworthy no son necesariamente vacíos, es decir, no son notas de puro entretenimiento fugaz. Usualmente, tienen un buen trasfondo.

El problema es que, más allá de presentarte algo que te genere alguna emoción, como el hecho de querer compartir la información para ‘crear conciencia’, el usuario no se termina comprometiendo con la causa. A eso se le denominó clicktivism, cuando las personas que compartan y luego olvidan confunden satisfacción (‘gratification’) con hacer algo porque de verdad les importa (‘meaning’).

¿Y qué pasó con el tráfico? Pues, al ser en su gran mayoría a través de redes sociales, cayó estrepitosamente cuando Facebook modificó su algoritmo para favorecer a páginas con contenido relevante, es decir, cuyo tiempo de permanencia sea suficientemente significativo y no solo se trate de usuarios que ingresan y abandonan rápidamente (lo que eleva la tasa de rebote a niveles inaceptables para cualquier medio de comunicación).

No todo está perdido para Upworthy, sin embargo. El medio especializado en contenido viral desarrolló una nueva estrategia enfocada en los videos, el elemento más viralizable en Facebook y el de mayor consumo en internet. Pasó de curar videos ajenos a producir sus propios contenidos audiovisuales. El resultado ha sido ampliamente exitoso. Por ejemplo, la cantidad de reproducciones aumentó 4 veces y, un año después de la caída, alcanzaba la suma de 6 millones de interacciones en Facebook, por debajo solo de BuzzFeed y The Huffington Post.

Mira este video en su Facebook, un buen ejemplo de las notas audiovisuales que hacen ahora.

Esto, por supuesto, no daría grandes resultados si no fuera por un enfoque centrado en la analítica del sitio y de sus redes sociales.

Un punto a tomar en cuenta es que, según contó el medio a digiday.com, Upworthy aún está en proceso de convencer a los anunciantes de que esta crecida en videos vale la pena para una inversión. Los anunciantes dudan por dos aspectos específicos: les importa si los usuarios repiten la reproducción de videos y no solo los ven una vez; así como una audiencia más definida, más segmentada, ya que en este momento la mayoría oscila entre 18 y 35 años, un rango muy amplio para vender espacios y contenidos.

ADIÓS, HOME

Aunque estos tres medios difieren en mayor o menor medida en los temas de sus contenidos, comparten dos puntos marcados. El primero es el uso de plataformas donde está el usuario, ya sean las redes sociales o una app de mensajería. No se trata solo de estar ahí para distribuir contenidos, sino de que estos interactúen con el usuario con el mismo lenguaje y lógica del espacio virtual donde se encuentran.

El segundo, como consecuencia del primero, es la desaparición de la Home tal como la conocemos. Pasamos del site como un reflejo de la edición impresa a la presentación de la información de manera nativa. Es decir, no más pestañas de secciones tradicionales. Quartz y UpWorthy prefieren destacar sus notas según su popularidad, mientras que Odyssey usa su página principal como un feed sin jerarquías.

Así las cosas, cae de madura la siguiente pregunta: ¿cuán relevante sigue siendo la Home en un medio digital? ¿Qué opinas?

Anuncios

Un comentario sobre “Tres medios digitales que debes tener en tu radar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s